jueves, 8 de octubre de 2009

PRODUCTO BRUTO INTERNO

La economía peruana se beneficia de la magnitud y de la forma sana del crecimiento de los últimos años. Es una economía sin grandes desequilibrios macroeconómicos y mucho más grande, diversificada, sólida y seria que en el pasado. Es destacable que los países que venían creciendo en base al dinamismo de la demanda interna son los que mejor podrán enfrentar la tormenta internacional.
Por otra parte, las cuentas fiscales registraron un superávit por tercer año consecutivo, el que se ubicó alrededor del 2,5% del PBI. Esto es consistente con los mayores ingresos tributarios producto de los buenos resultados obtenidos por las empresas
Según cifras del Banco Central, el país andino mostró un déficit en su balanza de cuenta corriente del 3,3% del PIB en el 2008, frente al superávit del 1,1% del PIB del 2007.
Para el 2009, se estima un déficit de cuenta corriente del 3,3 por ciento del PIB.
El banco agregó que Perú registró un superávit fiscal del 2,1% del PIB en el 2008 comparado con el superávit del 3,1 por ciento del PIB del 2007. En cuanto a la balanza comercial, en el 2008 registró un superávit del 2,4% del PIB, frente al superávit del 7,7 por ciento del PIB del 2007.
En tanto, las remesas del exterior fueron equivalentes el año pasado a un 1,9 por ciento del PIB comparado con el 2,0 por ciento del PIB del 2007.

Las últimas cifras de crecimiento del PBI son un claro indicador de que la crisis mundial ya ha impactado a la economía peruana y de que, por lo tanto, el Perú no estaba “blindado” ante la recesión mundial. Al contrario de lo que el Gobierno comentaba hace meses, la evidencia histórica nos permitía anticipar que la crisis mundial afectaría severamente el sector exportador y, con ello, a través de un efecto multiplicador, al sector no transable de la economía. Esto es exactamente lo que ha ocurrido. El sector manufactura, por ejemplo, experimentó en febrero una caída de 7.5%; el sector comercio cayó en 0.2%; y el sector construcción creció en solo 4.7%, muy por debajo de lo proyectado. El plan anti-crisis del Gobierno podría parcialmente aliviar los efectos de la crisis en el corto plazo. Sin embargo, la demostrada incapacidad del sector público para gastar eficientemente los cuantiosos recursos con los que cuenta es una limitante importante. Con todo ello, es ya claro que este año la economía crecerá muy por debajo de 5%.


¿Cuánto podemos realmente crecer?

La teoría económica nos demuestra que existe una relación directa entre tasas de inversión, productividad y tendencia de largo plazo del crecimiento económico. A mayor tasa de inversión y a mayor crecimiento de la productividad, mayor será el crecimiento de largo plazo de la economía (mayor será el crecimiento del PBI potencial). En el 2008, la tasa de inversión fue 26.6% (como porcentaje del PBI). Si las tasas de inversión se mantienen en esos niveles, ¿cuánto podremos crecer?Revisemos algunas cifras históricas. En el período 1950-2008, la tasa de inversión en el Perú fue 21%, y la tasa anual de crecimiento del PBI fue 3.5%. Esto sugiere que con una tasa de inversión de 27%, podríamos crecer sostenidamente en más que 3.5%. ¿Cuánto más? El Perú nunca ha tenido tasas de inversión de 25% o más por un largo período de tiempo. Revisemos entonces la evidencia para países que han tenido tasas de inversión mayores que 25%. Según data del FMI, en el período 1980-2008, el grupo de economías asiáticas recientemente industrializadas (Hong Kong, Corea del Sur, Singapur y Taiwán) tuvo una tasa de inversión de 28.9% y una tasa anual de crecimiento del PBI de 6.3%. En el mismo período, el grupo de economías asiáticas emergentes (26 economías, incluyendo a China e India) tuvo una tasa de inversión de 32.3% y una tasa anual de crecimiento del PBI de 7.4%. Entre 1992 y 2008, el grupo de economías emergentes y en desarrollo tuvo una tasa de inversión de 26.1% y una tasa anual de crecimiento del 5.1%. Por lo tanto, la evidencia muestra que una economía con una tasa de inversión de alrededor de 27% puede crecer sostenidamente a una tasa de alrededor de 6%; y que solo con una tasa de inversión de más de 30% se puede crecer a 7%.Algunos señalan que el Perú “no puede darse el lujo” de crecer a solo 5% o 6%, pues necesitamos reducir la pobreza rápidamente. Ciertamente, uno quisiera crecer a tasas de 20% o 30% todos los años con el fin de reducir la pobreza rápidamente. Pero ello no es posible. Ni siquiera crecer a 10% es posible en el largo plazo, dadas nuestras tasas de inversión. Dadas las actuales tasas de inversión, sería saludable crecer a una tasa de 6%. A menos que aumentemos las tasas de inversión muy por encima de las actuales, no debemos, pues, tratar de alcanzar tasas de crecimiento mayores. Lo saludable sería crecer a una tasa de 6% en los próximos años, dadas las actuales tasas de inversión. En consecuencia, a menos que aumentemos las tasas de inversión muy por encima de las actuales, no debemos tratar de alcanzar tasas de crecimiento mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada